Rapa Nui: Memorias del Futuro

EN     ES

Los niños ven el mundo desde un punto de vista aún más fresco que los turistas que visitan por primera vez un destino. ¿Puede esa perspectiva tan abierta ser útil en la gestión de destinos? Karen Luz Córdova, cofundadora de Cuidadores de Destinos, con sede en Chile, responde con un rotundo sí. Así es como funcionó en la remota y muy turística Rapa Nui.

Moai de Rapa Nui, foto de Karen Luz Córdova.

 

En Chile, un nuevo enfoque: los niños como actores

En la vida, particularmente en la edad adulta, los seres humanos tienden a pasar por alto lo que les beneficia colectivamente. Por ejemplo, algo tan esencial como respirar, los coloca en una comunidad de “respiradores”, pero a menudo no lo reconocen. Es esta misma omisión la que los excluye de las acciones más bellas, donde la colectividad con los demás puede convertirse en algo extraordinariamente maravilloso.

En turismo interactuar con los demás es tan evidente como respirar aire; involucra personas, naturaleza y territorios. Y son precisamente las personas las que tienen el mayor potencial de cambio.

¿Y si escuchamos las voces de los niños?

Con el objetivo de crear una narrativa compartida para futuros maravillosos, forjar asociaciones significativas entre los residentes y re-definir el propósito del turismo, como una herramienta para ayudar a hacer realidad esos futuros posibles y definir nuevas formas de medir el éxito de las actividades turísticas, nació Memorias del futuro.

Memorias del Futuro es una metodología lúdica que nuestra organización, Cuidadores de Destinos, emplea para incorporar las voces de los niños en la planificación y gestión de destinos turísticos. Este proceso ayuda a hacer realidad los sueños de los jóvenes; aprovecha el turismo como mecanismo para impulsar de manera creativa e innovadora el desarrollo sostenible y también para proteger lo que más valoran los jóvenes: sus tradiciones, identidades, biodiversidad y sus ambiciones futuras.

Memorias del Futuro transforma el turismo en una herramienta que puede utilizarse de diversas formas, adaptándose a los deseos e intenciones de los destinos donde se despliega.

Es refrescante cómo la energía juvenil puede dar vida a un espacio al despertar la creatividad y aumentar el poder de la imaginación colectiva, que a su vez integra las aspiraciones de los jóvenes de un futuro mejor en los territorios y lugares que habitan.

Memorias del Futuro es un viaje que se convierte en una poderosa herramienta para fortalecer la participación ciudadana desde el primer momento, eliminando intereses particulares. La metodología también nos permite profundizar y explorar de manera más significativa lo que hace que los destinos sean únicos.

Desde la perspectiva de Cuidadores de Destinos, incorporar la voz de los niños en la gestión de los destinos solo trae beneficios, como:

  • Una perspectiva única: los niños perciben el mundo de manera diferente y piensan y sueñan como un colectivo. Sus visiones son orgánicas y juzgan menos que los adultos, características que fomentan el desarrollo de ideas innovadoras y creativas que los adultos podrían pasar por alto.
  • Aprendizaje y Participación Activa: Involucrar a los niños en la gestión de destinos turísticos brinda oportunidades para educarlos sobre la importancia del turismo sostenible, el respeto al medio ambiente y la preservación del patrimonio cultural en su territorio. Esto promueve un sentido de responsabilidad hacia su entorno y comunidad.
  • Inclusión y Empoderamiento: Abrir un espacio para que los niños participen en la toma de decisiones relacionadas con el turismo en su comunidad crea un sentido de pertenencia y empoderamiento. Les enseña, pero más importante aún, les muestra que sus opiniones son valoradas y que desempeñan un papel importante en la construcción de un destino turístico, donde el cuidado del lugar está en primer plano.

Cuidadores de Rapa Nui

Con esta innovadora metodología viajamos a Rapa Nui (Isla de Pascua) en el Océano Pacífico Sur, reconocido como uno de los lugares más aislados y fascinantes del mundo. Hoy, Rapa Nui vive una realidad desafiante donde la crisis climática ha surgido como una amenaza latente, como lo ha hecho en muchos destinos frágiles, y las generaciones más jóvenes no se sienten indiferentes ante esta amenaza.

El desafío, y objetivo, era llegar a cada una de las escuelas primarias de la isla, comprender su(s) realidad(es) y, desde la voz de estos jóvenes residentes, co-desarrollar un Plan de Desarrollo Turístico para la comuna.

Los niños usan mapas y pegatinas para diseñar visiones para el futuro. Karen Luz Córdova.

 

El resultado fue tan increíble como los paisajes del lugar que habitan. Nos reunimos con un colectivo diverso que abarca numerosos grupos de edad y circunstancias de vida. A través de este compromiso, descubrimos, sin duda, que el hilo conductor más importante para impulsar el futuro de la isla en 2030 era la protección de sus ecosistemas y tradiciones.

Se realizaron cuatro talleres donde los resultados reflejaron la alta sensibilidad que tienen los niños y jóvenes de la isla hacia temas como:

  • Ambiente
  • Crisis climática
  • Cuidado y preservación del patrimonio tanto material como inmaterial
  • Educación
  • Mejora de la infraestructura
  • Cuidado y protección del mar
  • Trabajo comunitario y colaboración.
  • Sensibilización turística centrada en visitantes y residentes

De los resultados obtenidos en las sesiones de trabajo concluimos, sin lugar a dudas, que es absolutamente imprescindible seguir incorporando a las generaciones más jóvenes en la gestión de los destinos Rapa Nui.

Colectivamente, identificamos cuatro dimensiones claves para el desarrollo sostenible del territorio.

  • Educación ambiental y cultural.
  • Participación en proyectos de conservación.
  • Promoción del turismo responsable
  • Participación en la planificación comunitaria.

Como resultado, creemos que involucrar a los niños en la planificación y la toma de decisiones puede mejorar el sentido de responsabilidad y conexión con su hogar, así como promover una mayor transmisión de conocimientos y tradiciones culturales a quienes visitan el territorio. La participación de los niños en la gestión de destinos en Rapa Nui es clave para el desarrollo sostenible y la preservación de la isla.

Ahora, con los resultados de Memorias del Futuro desarrollado con los niños de Rapa Nui, se espera que sean incorporados al Plan de Desarrollo Turístico de la isla. El proyecto, impulsado por el Municipio, considera diversos programas a desarrollar hacia el año 2030, y sin duda la visión profunda de las nuevas generaciones es un aporte concreto para un resultado exitoso.

La aspiración de Cuidadores de Destinos es que el trabajo con la niñez se mantenga sostenido en el tiempo; su perspectiva es clara, bien fundada y realista. De igual forma, navegan sin prejuicios, abrazando sueños que incluyen a otros; su participación e ideas son una valiosa adición a cualquier proyecto que visualiza un futuro maravilloso para el territorio que habitan.

 
 
  • Log in and post
    Log in to submit a DSC post. Be sure to read editorial guidelines first. New user? Register here.